Jardín vertical para tu casa, fachadas u oficinas

Antonia T Antonia T
TERRA Arquitectura + Paisajismo Modern garden
Loading admin actions …

Un jardín vertical es una técnica utilizada para cultivar plantas en un panel suspendido verticalmente mediante hidroponía. Estas estructuras únicas, explican los jardineros, pueden ser independientes o adheridas a una pared. Vistosos y con múltiples beneficios, actualmente, su uso va en aumento.

Un jardín vertical puede durar décadas y es una excelente manera de darle un aire fresco y natural a tu hogar u oficina. Utilizado desde las civilizaciones antiguas son una maravillosa alternativa a las plantas en macetas y no ocupan demasiado espacio.

Además un jardín vertical proporciona un toque de color a cualquier entorno. También conocidos como muros verdes o paredes vivas, estas estructuras verticales de la vida vegetal pueden ser tan pequeñas como el marco de un cuadro o tan amplios como cubrir toda una fachada.

Los jardines verticales son una excelente manera de maximizar el espacio limitado y recuperar el espacio desatendido transformando el espacio vacío en algo estéticamente agradable y creativamente estimulante.

Estos sistemas cuentan con muchas ventajas. Un jardín vertical limpia el aire exterior de contaminantes y polvo y también ayuda a compensar la huella de carbono de las personas y las emisiones de combustible. Las plantas también mejoran la calidad del aire interior ya que eliminan los compuestos orgánicos volátiles y otras toxinas dañinas.

Otras ventajas: actúan como una barrera de insonorización natural. Aumentan la biodiversidad y se pueden utilizar para cultivar alimentos como frutas pequeñas, verduras y hierbas.

¿En qué consiste un jardín vertical?

Por lo general, un jardín vertical incluye un sistema de paneles o bandejas que es fácil de mantener. Los sistemas de paneles son bienvenidos en un lobby o en las paredes de las oficinas.

Por otro lado, el sistema también puede incluir una serie de bandejas de polipropileno y un tablero de respaldo resistente al agua, que sirve para mantener las plantas hidratadas.

Ventajas de un jardín vertical

Los jardines verticales exteriores tienen la ventaja de recibir luz natural directa. Son bienvenidos para dividir espacios, balcones y terrazas.

Maximizan el espacio limitado y algunas estructuras aportan una sensación de altura y profundidad a un espacio por lo demás pequeño.

Un jardín vertical añade color y carácter. Crea privacidad, disfraza vistas no deseadas y aumenta la accesibilidad, ya que las plantas son más fáciles de alcanzar haciendo que su mantenimiento sea más sencillo.

Jardín vertical en oficinas

En las oficinas muchos empleados están expuestos a una gran cantidad de sustancias químicas dañinas como el formaldehído y el monóxido de carbono. Los jardines verticales funcionan como un sistema de aire limpio y natural. Promueven una mejor atmósfera de respiración y un ambiente más saludable.

Las plantas también ayudan a reducir la contaminación acústica, lo que crea un entorno de trabajo más tranquilo para los ocupantes. Además reducen el estrés.

Protección y aislamiento

Los jardines verticales exteriores también brindan a los edificios una gran protección y aislamiento de las fluctuaciones de temperatura, radiación UV y lluvia intensa. En el verano, los jardines verticales exteriores utilizan un proceso llamado evapotranspiración, que ayuda a enfriar el aire a su alrededor.

Como un jardín vertical proporciona aislamiento a los edificios existe menos demanda de energía, lo que ahorra dinero y reduce la cantidad de subproductos contaminantes que se liberan a la atmósfera.



¿Cómo hacer jardines verticales?

Si te preguntás cómo hacer jardines verticales caseros, a continuación te damos algunos tips.

-Comenzá eligiendo un muro. Las plantas que elijas dependerán de la pared que escojas y de la cantidad de luz solar que reciba.

La estructura básica de una pared de jardín vertical es un sándwich de tres capas hecho de marco, láminas de plástico y tela. La estructura se puede pegar ,directamente, a una pared. Para hacerla: usá tubos de PVC, codos y juntas de cuatro vías para construir un marco.

Colocación del jardín vertical y mantenimiento

Adjuntá la capa de tela al marco. Este es el material en el que vivirán tus plantas, y que contendrá agua para ellas. Puede ser fieltro o casi cualquier material que retenga el agua sin pudrirse.

Necesitarás dos capas de tela por lo menos. Se deben acoplar directamente al marco con tornillos galvanizados y grapas de acero inoxidable, como si estuvieras estirando el lienzo sobre un marco.

Tip: un jardín vertical puede fallar fácilmente sin el mantenimiento adecuado. Además de regar las plantas. También tenés que podar y remover las hojas muertas.

Elección de las plantas

-Elegí tus plantas. Tenés que tener en cuenta el sol, la sombra, la humedad, el viento y el frío.

Se sabe que las suculentas tienen un exterior duro y carnoso, lo que las convierte en excelentes candidatas para interiores. Son muy fáciles de moldear y dar forma a cualquier jardín vertical. No llevan demasiado riego, ni mantenimiento. Además proporcionan una estética maravillosa para cualquier espacio.

¿Cómo colocar las plantas? Utilizá una hoja de afeitar para hacer un corte horizontal en el material. Obtén la mayor cantidad de tierra posible de la bola de la raíz de la planta e insértala en un corte. Con una pistola de grapas, insertá de tres a cinco grapas de acero inoxidable para sujetar el paño al soporte de plástico en un semicírculo alrededor de la bola de la raíz, creando un sobre seguro.

Sistema de riego y plantas

-Configurá el sistema de riego para que las plantas crezcan en una superficie vertical. Lo podés fabricar con tubos de polietileno, una válvula estándar y goteros de irrigación.

-Fijá el marco a la pared con herrajes de acero inoxidable para evitar la oxidación.

Recomendado: Jardines verticales: lo qué hay que saber


Jardines verticales con macetas

Otra posibilidad de jardines verticales caseros son aquellos que podés hacer con macetas. ¿Cómo diseñarlos? Primero, armá una estructura, la cual se puede fabricar con pallets, madera o acero. Sobre ella podés colgar las macetas.

Si no tenés macetas, una forma económica es hacerlo con latas de leche o botellas de plástico, estas últimas se puede colgar con tanza, alambre o cable.

Finalmente, si no disponés de tiempo para ideas DIY o para mantener las plantas, la mejor opción es optar por jardines verticales artificiales. En el mercado podés encontrar múltiples opciones, que se adaptan a cada necesidad.



Discover home inspiration!