Cómo eliminar la humedad por condensación | homify

Cómo eliminar la humedad por condensación

Cristina Jiménez Cristina Jiménez
ÁBACO REFORMAS Rustic style garage/shed
Loading admin actions …

Las humedades son uno de los problemas más frecuentes con los que nos encontramos en las viviendas y, en general, en los edificios. Rara es la persona que alguna vez no se ha visto obligada enfrentarse a este problema tan molesto. Más allá de una cuestión estética, las humedades pueden provocar graves problemas en las viviendas, llegando a derivar en patologías más o menos graves si no se eliminan a tiempo. Pero para eliminar una humedad, lo primero que tenemos es saber de qué tipo es; como cuando vamos al médico, de un diagnóstico adecuado depende un tratamiento eficaz. Y es que hay varios tipos de humedades, dependiendo de sus causas (por filtración, por ejemplo), de las características químicas de los materiales o de la forma de propagarse (por capilaridad, por ejemplo). Como es un problema complejo, hoy nos vamos a centrar en un sólo tipo de humedad, la humedad de condensación, que es una de las más frecuentes en espacios domésticos.

¿Recordáis cuando en el colegio nos enseñaban lo que era la condensación? La condensación es uno de los cambios de estado que experimenta la materia, concretamente, el que esta experimenta cuando se encuentra en estado gaseoso y pasa a estado líquido. Eso es lo que ocurre, por ejemplo, cuando el vapor de agua de la ducha cambia de estado por un descenso de la temperatura al entrar en contacto con la superficie de las paredes o con el espejo y se transforma en gotas de agua que van descendiendo. ¿Y este cambio de estado puede provocar humedades en una vivienda? Pues con bastante frecuencia, sí. De hecho esas mismas gotitas de agua pueden filtrarse por rendijas que no estén bien selladas y provocar una humedad. Hay otras variantes habituales de humedades de condensación en las viviendas. Si quieres saber cuáles son y que hay que hacer para evitarlas o, si ya han aparecido, para eliminarlas, a continuación te ofrecemos toda esa información. Presta atención, porque puedes adoptar determinadas medidas y poner en práctica una serie de hábitos para evitar que aparezcan humedades por condensación en casa.

Manchas de humedad en las paredes

Cuando empiezan a surgir manchas en las paredes es que ya tenemos un problema de humedad en ellas. Como decimos, la humedad puede tener diferentes causas así que cuando se ha manifestado el problema, lo primero es identificar esas causas para resolver el problema de la forma adecuada, con garantías de que no vuelvan a aparecer. 

Las humedades son más frecuentes, tal y como describíamos anteriormente, en ambientes húmedos. Por ello, las humedades aparecen con mayor frecuencia en estancias de la casa con presencia de agua, como puede ser el cuarto de baño o la cocina. Pero también la falta de ventilación es un factor de riesgo, por ello son más proclives los espacios interiores, sin ventana, de una casa; si se unen ambos factores, las probabilidades de que aparezcan humedades crecen considerablemente. Por ello, lo primero que debes tener en cuenta para evitar que aparezcan humedades, o para minimizar el problema si este ya ha parecido es ventilar bien la vivienda. Abrir las ventanas de la casa a diario garantizan la renovación de aire de la casa, evitando que esté pesado y sofocado, contribuyendo a la salud de sus ocupantes. Pero también contribuye a eliminar el vapor que pueda haber en el ambiente, evitando que se produzcan condensaciones. Y es que las humedades traen consigo problemas técnicos, que afectan a los paramentos de la vivienda, pero también a nuestra propia salud, pudiendo provocar problemas respiratorios más o menos leves (asma, bronquitis, sinusitis,… ) o  incluso, infecciones pulmonares. 

Humedad por condensación

La humedad por condensación es también relativamente frecuente en el interior de las paredes de una casa, y estas son más problemáticas, puesto que no se manifiestan hacia el exterior hasta que no se han producido. Estas humedades se producen de una manera muy similar a que ocurre con el vapor de agua de la ducha, fenómeno del que hablábamos anteriormente. Es una cuestión, por tanto, de cambios de temperatura pero que ocurre en el interior de los muros de la vivienda. La condensación, de hecho, varía según la temperatura ambiental y aparece en los puntos más fríos de las viviendas, los que están en contacto con espacios a menor temperatura, como son las fachadas, las paredes medianeras o las paredes de sótanos, en contacto con el terreno.

Humedad en zonas húmedas

También, tal y como describíamos cuando hablábamos de las paredes de los cuartos de baño, las humedades se producen en las áreas no absorbentes de las casas, como los alicatados, los cristales de las ventanas y los espejos. Por ello, es muy importante que estos elementos estén muy bien colocados, con su sellado en perfectas condiciones, pero también que reciban un mantenimiento adecuado y sean objeto de una limpieza que garantice que no se acumula el agua en sus juntas. No queremos ser alarmistas, pero conviene señalar que otra de las consecuencias de vivir en ambientes con mucha presencia de humedad son un mayor cansancio, dolor de cabeza, sensación de malestar y problemas en los huesos y en los músculos.

Humedad por condensación

Por la importancia que tiene un buen diseño y una buena ejecución,cuando se construye o se reforma una casa, se debe contar con buenos profesionales. Contratar a expertos será una buena garantía de que pongan especial atención a la calidad de la construcción y de que tengan los conocimientos necesarios para diseñar la configuración constructiva de los muros correcta para la zona y el uso. Un mal aislamiento o un aislamiento colocado de manera incorrecta, la ausencia de impermeabilización, unas ventanas mal diseñadas o la ausencia de ventilación forzada puede derivar, a la larga, en graves humedades por condensación. En este tipo de cuestiones, vale la pena invertir en calidad y prestar atención a todos los detalles pues, más tarde, supone tener comodidad y confort en casa. 

Factores que influyen

La condensación de humedad se identifica por la aparición de manchas en las paredes, sobre todo las de zonas húmedas o en contacto con el exterior; estas machas pueden ir acompañadas por moho y el olor a humedad en el ambiente. Las manchas aparecerán en las paredes y en los techos, principalmente en los rincones, coincidiendo con donde hay un pilar del edificio y, en general, en los puntos fríos (por ejemplo, zonas que no tienen aislamiento térmico en interior). Aparecen con mayor frecuencia en el invierno, cuando la temperatura es más fría o cuando hay más humedad en el ambiente exterior. Las paredes más afectadas son, en nuestra latitud, las que están orientadas hacia el Norte (más frías). 

Uno de los métodos para saber si en un determinado lugar puede estarse produciendo condensación que derive en la aparición de una mancha de humedad es mediante el uso de papel de aluminio. Consiste en tomar una pequeña porción de papel de aluminio y pegarlo en la pared; si, unos días después, el papel se humedece, entonces es que tenemos un problema de humedad por condensación.

Cómo eliminar las humedades por condensación

Como ante cualquier problema de humedad, lo primero es sanear la zona, es decir, airear hasta que la humedad esté seca. Si se trata de una humedad superficial, con pintar o sellar las juntas (ejemplo, las juntas de las ventanas con la pared) una vez que hayamos eliminado por completo la humedad, será suficiente. Cuando la humedad viene del interior del muro, no hay más remedio que para incorporar aislamiento si queremos tener todas las garantías de que la humedad no vuelva a aparecer. El aislamiento térmico permite que la temperatura de las paredes interiores se mantenga por encima del punto de rocío. El aislamiento es importante para proporcionar los hogares de confort térmico y acústico, así que además de mejorar el confort de tu hogar, hará que se produzca un uso más eficiente de la energía. 


Discover home inspiration!