10 trucos que harán que tu ropa se mantenga perfecta

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez
Pauline Kubiak Arquitetura Modern garage/shed
Loading admin actions …

El día a día en el hogar incluye innumerables tareas que trascienden del diseño y la decoración de interiores. La organización de la vida doméstica ofrece un amplio catálogo de quehaceres cuya gestión está muy relacionada con el mantenimiento de la limpieza y la organización de la casa. Mantener la ropa del hogar perfecta, por ejemplo, es una de estas tareas de cuyo éxito depende, en parte, la imagen final que ofrece nuestra morada. 

Cortinas, tapicerías, edredones, manteles e incluso la ropa de uso personal constituyen un capítulo de análisis muy interesante. Tener todo ello a punto es fundamental para disfrutar de una atmósfera agradable y acogedora y, por eso, en este libro de ideas, te presentamos 10 trucos para mantener la ropa perfecta. 

1. Consejos generales

Mantener la ropa perfecta es una tarea que, aunque parece sencilla, supone un auténtico reto cuando hay que enfrentarse a olores, manchas difíciles o condiciones particulares. Por eso, existen una serie de recomendaciones a tener en cuenta antes de meterse en faena. 

Lo primero que has de tener presente es que cada prenda o tejido es diferente y, por tanto, lo mejor es seguir las indicaciones de lavado particulares que aparecen en las etiquetas. Siempre que puedas, lava con agua fría que respeta más los tejidos y evita sustos con el color. Finalmente, procura lavar la ropa del revés y protege las prendas delicadas con bolsas especiales para ello. 

2. Manteles impecables

Winter Autumn 2014 The Linen Works Dining room
The Linen Works

Winter Autumn 2014

The Linen Works

Dentro de la ropa del hogar, una de las piezas que más sufre los avatares del día a día son los manteles. Su naturaleza como elementos de protección de mesas y mostradores, hace de ellos una prenda especialmente expuesta a manchas y salpicaduras. La sal, por ejemplo, te ayudará a evitar que una mancha se fije si la aplicas en el momento de producirse aunque, después, tendrás que meter el mantel en remojo con agua fría y jabón antes de pasar por la lavadora. También puedes recurrir al vinagre que es ideal para eliminar manchas de vino tinto o café. Si 

3. Las cortinas, impolutas

Otro de los textiles habituales en cuaquier hogar que se precie son las cortinas, estores y visillos. Visten nuestras ventanas y, en consecuencia, están a la vista de todo aquel que venga de visita o trate de adivinar qué hay en el interior tras las cristalera desde la calle. Para que mantener esta ropa de casa siempre limpia deberás descolgarlas con regularidad. 

Si se trata de cortinas grandes, una opción es llevarlas a la tintorería aunque si puedes lavarlas en la lavadora ahorrarás tiempo y dinero. Si lo haces en casa, utiliza agua fría para que no encojan así como un centrifugado suave y procura colgarlas aún mojadas para aprovechar su peso para que se alisen. Si, por el contrario, eres más de estores, a la lavadora y punto. Retira las varillas antes de someterles a un buen baño y plánchalos después. Para los visillos, no dejes de utilizar un programa antiarrugas.

4. El sofá siempre a punto

Los tapizados tapizados de sillas, sofás y sillones son un auténtico reto a la hora de garantizar un aspecto de revista en el hogar. Sin embargo, puedes hacer que estas piezas del mobiliario muestren siempre su mejor versión protegiéndolas con fundas especialmente diseñadas para ello. Eso sí, estas 'protecciones' también requieren de una atención adecuada. Para mantener esta ropa siempre limpia procura no dejar que se asienten las manchas sobre su superficie. Puedes combatirlas utilizando talco para manchas de aceite, por ejemplo, o alcohol para la tinta. 

Otras recomendaciones para que siempre estén perfectas es rociar las manchas con un quitamanchas antes de meterlas en la lavadora o prevenir que ciertas partes, como el reposacabezas o los brazos, se oscurezcan aplicando  un paño impregnado de sal humedecida que, posteriormente, habrás de retirar empleando un cepillo.

5. Ropa de cama: edredones y mantas

Ahora que la primavera se abre paso tímidamente es el momento de pensar en guardar edredones nórdicos y mantas en el armario pero, como no podía ser de otra manera, es preciso someterlos a una profunda limpieza antes de despedirte de ellos hasta la próxima temporada. Durante la época invernal siempre es recomendable sacudirlos y airearlos con frecuencia para que mantengan su aislamiento térmico intacto. Una vez te decidas a retirarlos, en el caso de los edredones, puedes darles un baño en la bañera empleando detergente diluido y, a la hora de tenderlos, recuerda escurrirlos bien para evitar que se deformen sus fibras. Si tienes nórdicos, la mejor manera de mantener esta ropa de cama limpia es utilizar un programa suave y colocar un par de pelotas de tenis en el tambor de la lavadora para prevenir que se apelmacen.

Cuando se trata de mantas, sus cuidados son algo más sencillo aunque es recomendable que realices al menos dos lavados anuales.

6. La hora de planchar

El proceso para mantener tu ropa perfecta incluye una cierta 'post-producción'. Planchar es otra de las tareas que habrás de acometer si quieres que tus prendas y ropa del hogar muestren siempre su mejor versión. Entre las recomendaciones que podemos hacerte al respecto está el hecho de invertir en un centro de planchado, lo mismo que renovar tu tabla de planchar si ya tiene una edad. 

Utilizar un vaporizador también facilitará la tarea ya que, manteniendo la humedad te resultará más sencillo acabar con las arrugas o las marcas. La tarea de planchar no tiene por qué resultar aburrida y, ayudada por elementos como estos, puedes trasladarla a cualquier estancia de la casa (salón, cocina, dormitorio.., con algo de música o una buena serie de fondo) para hacerla aún más llevadera.

7. No todo es lavar

Las ideas para mantener tu ropa perfecta no se limitan únicamente al capítulo de los lavados, de hecho, no es recomendable abusar de la lavadora ya que, ciertos tejidos, pueden necesitar únicamente una buena ventilación para poder reutilizarse. Tender es otra de las cuestiones a tener en cuenta a la hora de conseguir un aspecto perfecto para tus prendas y, por eso, lo mejor es colgarlas en la cuerda según finalice el lavado para evitar la acumulación de humedad y, en consecuencia, el deterioro de los tejidos. Procura tender al aire libre pero evitando que la luz incida directamente sobre tus prendas y no olvides sacudirlas antes de ponerlas a secar. 

8. Blanquear la ropa

La lejía es uno de los productos que, con el paso del tiempo, ha evolucionado en lo que a mantener la ropa perfecta se refiere. Sin embargo, sigue siendo un producto agresivo que, a fuerza de uso, puede terminar por dañar los tejidos. Si eres de los que apuesta por remedios naturales, has de saber que diluir un poco de bicarbonato con agua y poner a remojo tus prendas ayudará a mantener un blanco radiante. En las cortinas, el agua oxigenada también puede servirte de ayuda y es que, para conseguir un blanco espectacular, solo has de aplicar un poco de este compuesto sobre las zonas más perjudicadas y ponerlas en agua caliente para que la combinación surta efecto. 

9. Adiós a los malos olores

Las manchas no son los únicos males que pueden amenazar tus prendas. Los olores son otro de los peligros que las acechan. La sabiduría popular también cuenta con ciertos trucos para eliminar estos incómodos aromas y mantener tu ropa siempre limpia. La primera de las recetas se realiza a base de agua y bicarbonato. Este remedio es ideal para prendas en las que ciertas zonas, como las axilas, tienen a guardar olores incómodos. Solo has de aplicar esta pasta en la zona en cuestión y meterla a la lavadora, el resultado es sorprendente. 

El vinagre blanco también ayuda en la batalla contra los malos olores y puedes pulverizarlo sobre cualquier prenda. Lo mismo ocurre con el zumo de limón, un potente neutralizador de olores aunque, lo ideal en estos casos, es aplicarlo con un trapo o esponja. Transcurridos diez minutos tras la aplicación de cualquiera de las soluciones, lava tus prendas con normalidad y verás como al salir de la lavadora no queda ni rastro de mal olor. 

10. Otros trucos

No podemos despedir este libro de ideas sin aportar unos consejos finales, los últimos trucos para mantener tu ropa limpia y siempre lista para cualquier ocasión. Te recomendamos que no abuses de suavizantes y detergentes porque, además de poder dañar ciertos tejidos, un uso inapropiado puede producir manchas incómodas. Finalmente y, con el fin de conseguir los mejores resultados, no olvides lavar tu ropa del revés. 

Ahora que ya sabes más sobre cómo mantener tu ropa perfecta ¿lista para confeccionar tu cuarto de lavado ideal? Aquí tienes unas cuantas ideas: 12 ideas fantásticas para tener el cuarto de lavado perfecto.


Discover home inspiration!